Alergias oculares

Con la irrupción de la primavera, es común la aparición de las alergias estacionales y por lo general vemos personas con alergias nasales acompañadas de congestión nasal, picazón en la nariz y estornudos, y también solemos observar algunas personas que sufren alergias de los ojos, llamadas conjuntivitis alérgicas, y son una condición común que ocurre cuando los ojos reaccionan a algo que les irrita (alérgeno).

En este tipo de conjuntivitis los ojos producen una sustancia llamada histamina para combatir el alérgeno. Como resultado, los párpados y la conjuntiva – la membrana delgada que recubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo (esclerótica) – se tornan rojizos e hinchados, y producen comezón, lagrimeo y ardor. A diferencia de la conjuntivitis bacteriana o viral, la conjuntivitis alérgica no se transmite de persona a persona.

Además de las alergias estacionales, en otros casos se producen por exposición a irritantes ambientales como la caspa de mascotas, el polvo, el humo, los perfumes, o inclusive alimentos.

La clave para el tratamiento de alergias de los ojos es evitar o limitar el contacto con la sustancia que causa el problema. Asimismo, es pertinente la utilización de colirios con o sin antihistamínicos, o lágrimas artificiales que pueden ayudar a aliviar alergias oculares temporalmente, ayudando a limpiar los alérgenos del ojo. Además, alivian la resequedad e irritación en los ojos.