El inicio de clases y la salud ocular

El rendimiento escolar de los niños se debe a múltiples y variados factores, y la buena o mala visión es esencial ya que no ver bien puede acarrear problemas de atención, reticencia a realizar tareas e incluso el no sociabilizar adecuadamente con el resto de la clase.

Un control oftalmológico anual permitirá detectar patologías que diagnosticadas a tiempo pueden tratarse y no interferir con el desempeño escolar. Además, se debe concurrir al oftalmólogo si el niño tiene más de cuatro años y nunca se efectuó un control de rutina, si se sienta muy cerca de la tele, si se queja de dolor de cabeza luego de las actividades escolares, si pestañea excesivamente, si se frota continuamente los ojos, si manifiesta sensibilidad extrema a la luz, si entrecierra los ojos para ver un objeto lejano, entre otros.