La vista es el sentido más importante

¿Qué sentidos utilizamos más frecuentemente: la vista, el olfato, el oído, el gusto o el tacto? ¿Hay una jerarquía de los cinco sentidos? Esta pregunta es la que se plantea un estudio del Instituto Max Planck de Psicolingüística titulado “Los verbos referentes a la vista predominan en las culturas, la clasificación de verbos no visuales varía”.
Una decena de antropólogos y psicolingüistas han almacenado durante años conversaciones de hablantes de 13 lenguas y culturas diferentes. Querían demostrar que los sentidos no son solo adquisiciones biológicas, sino que existen otros parámetros que influyen, como la cultura. Para hacerlo, midieron la importancia de cada uno de los cinco sentidos contando la aparición de palabras que se refirieran a ver, oír, tocar, saborear y oler.
Hay tres causas principales que explican porque la vista es el sentido más importante: En primer lugar, se debe a la estructura del cerebro: “Casi el 50% del cerebro se dedica al procesamiento visual”, explica Asifa Majid, investigadora del Instituto Max Planck y coautora del estudio. Otra explicación hace referencia a que “vemos constantemente durante el día”, añade la coautora. “Aunque parpadeemos, nuestra mente rellena el hueco, de manera que experimentamos una imagen constante. Eso es diferente de saborear, por ejemplo, no estamos comiendo todo el día, ni tampoco oliendo”, explica.
Hay una tercera explicación más social: coordinamos el conjunto de experiencias a través de la vista. De este modo, se puede usar una palabra como “mira” en el sentido literal, pero también se puede usar con sentidos diferentes.
Los resultados de este estudio confirman una vieja hipótesis. En los años 80, el lingüista Åke Viberg recopiló una quincena de frases de 50 idiomas para comprobar si había una jerarquía de los sentidos. Ya entonces, la vista resultó ser el sentido más universal. Le siguen por este orden: el oído, el tacto, el sabor y el olor. Un orden inmutable en todas las culturas. Y eso es lo que contradicen los investigadores del Instituto Max Planck: su análisis muestra que no hay una jerarquía universal. Si bien el sentido de la vista predomina en todas las culturas, la jerarquía de los demás sentidos difiere. “En lenguas como la de los tzeltales o los cayapas, el olfato toma importancia, mientras que en el español y el inglés, ese sentido es el menos relevante y es el oído el que ocupa la segunda posición en la jerarquía ”, afirma Asifa.
Así entonces, aunque necesitamos los cinco sentidos para vivir y sentir plenamente, parece que cada cultura siente de una manera diferente. Mientras todos miramos, unos huelen más y otros saborean.