Qué es la miopía y cómo se soluciona

La miopía es un problema óptico originado en la mayoría de los casos por una longitud del globo ocular mayor que lo normal. Estos ojos excesivamente largos hacen que las imágenes que proceden de objetos lejanos queden desenfocadas en la retina. El síntoma más frecuente es la visión borrosa lejana y la necesidad de entrecerrar los ojos para poder ver mejor de lejos.

Esta patología puede ser de origen genético, la cual se manifiesta desde los 3 o 4 años y conduce a cuadros severos, o también puede responder a causas ambientales y socioculturales. En la mayoría de los casos se presentan miopías del segundo tipo mencionado, surgen a partir de los 6 a 8 años y se desarrolla hasta los 25 aproximadamente. En casos graves de miopía la deformación del ojo puede afinar sus partes internas y aumentar el riesgo de desprendimiento de retina, cataratas, glaucoma e incluso ceguera.

Las hipótesis científicas acerca de las causas de la miopía están en revisión, pero la mayoría de los investigadores coinciden en dos factores: una mayor exigencia de horas de estudio y más tiempo con aparatos electrónicos dentro de espacios cerrados, o sea  mucho tiempo al día con los ojos enfocando en objetos muy cercanos, y una menor cantidad de horas al aire libre. A propósito de la luz solar, los especialistas demostraron que estar al sol hace que células de la retina liberen un mediador químico denominado dopamina, que actuaría como un protector contra la miopía evitando el alargamiento patológico del ojo.

Aunque las causas de la miopía no están claras, para prevenir su aparición o disminuir su avance, los oftalmólogos recomiendan efectuar un equilibrio entre el tiempo dedicado al estudio y las actividades al aire libre. Durante la edad escolar es necesario realizar un control oftalmológico anual y estar atento si el niño o niña presenta los siguientes signos: Se sienta muy cerca de la tele o de la computadora, lee y escribe muy cerca de la hoja, achica los ojos para leer algo que se encuentra lejos.

Por otra parte, una vez diagnosticada la patología, el oftalmólogo determinará el grado de miopía y aconsejará si es necesario el uso de corrección óptica a través de anteojos o de lentes de contacto. Asimismo, el médico puede recomendar cirugía correctiva con láser, pero es sólo para mayores de 22 años y con menos de 8 a 10 dioptrías de graduación, dependiendo de cada paciente.